No hay comentarios

3 formas de adoptar un perro para toda la familia

La semana pasada, después de muchos pros y contra, mi mujer y yo (y mi hija, por supuesto) adoptamos un cachorro. Con ocho semanas  y pequeño, pero se convertirá en un gigante, para lo único que está entrenado es para ser impredecible.

Ya tenemos otro perro de ocho años que también adoptamos cuando tenía ocho semanas. Es tranquilo y predecible – un mal conocido si quieres.

He aquí tres cosas que he aprendido hasta ahora acerca de tener un cachorro.Tiene coincidencias como decidir vender tu casa y comprar otra nueva.

Cada perro tiene unos hábitos diferentes.

Das por hecho que tu nuevo cachorro va a  hacer algunas trastadas, pero aprenderá y será con el paso del tiempo como el otro que tienes. Mi  perro es tranquilo, dócil y tímido. Mi cachorro nuevo salta en los sofás muerde las macetas, hace un rollo con los cables y luego corre por toda la casa en cuestión de segundos.Si lo compara con la venta de su casa,será de la misma forma como una montaña rusa subiendo lento y bajando veloz.

Su última casa la vendió en pocos días con varias ofertas, cada una de las cuales fue una cantidad más alta que el precio que pidió. Esta venta será muy probablemente distinta. Los ciclos de ventas cambian. Las condiciones del mercado son diferentes. El proceso, la financiación y el entorno económico han cambiado.

Los adiestradores profesionales valen su peso en oro.

Llevamos a mi viejo perro a clases de entrenamiento cuando era cachorro. Yo diría que por eso ha resultado ser como es: en el buen sentido. Decidimos llevar a nuestro cachorro actual a las mismas clases de entrenamiento. La misma empresa. Los mismos adiestradores. El mismo conjunto de clases. La última vez que trabajamos con ellos, las cosas salieron bien. Eran profesionales. Ellos nos dieron buenos consejos. Eran expertos, y buscaban lo mejor para nosotros.

Su agente inmobiliario vale su peso en oro, al igual que los adiestradores de cachorros. Es verdad que todavía teníamos que hacer parte del trabajo con nuestro perro, pero los entrenadores nos proporcionaron información, orientación y experiencia. Ellos tenían el conocimiento para despejarnos muchas de las dudas y carencias que  nosotros teníamos y nos despejaron el camino para conseguir nuestro objetivo final que no era otro que la venta en óptimas condiciones de nuestra casa.

Has olvidado el trabajo que tiene un cachorro de pequeño.

Es mucho trabajo. Una increíble cantidad de preparación, planificación, supervisión y atención. ¿Hace tiempo que lohiciste por última vez? Lo más probable es que se te olvidó que preparar tu casa para venderla, prepararla para enseñarla, recibir preguntas y ofertas  requiere mucho tiempo, esfuerzo y concentración. Merece la pena , pero a veces es difícil llegar,por eso cuando lo alcanzas la alegría es inmensa.

Comentarios (0)