No hay comentarios

AMPLIACIÓN PARA RECLAMAR DAÑOS DE SWAPS EN LAS HIPOTECAS

AMPLIACIÓN PARA RECLAMAR DAÑOS DE SWAPS EN LAS HIPOTECAS

En los años 2007 y 2008, sobre todo las entidades financieras obligaron a los clientes que contrataron una hipoteca a suscribir al mismo tiempo un “seguro”, para cubrir las posibles fluctuaciones de los tipos de interés, como a la inmensa mayoría de los clientes se les informaba muy someramente de que producto se trataba y ante el desconocimiento del cliente de lo que firmaba, éstos han sufrido importantes deterioros económicos con este producto.

Se trata de “swaps” hipotecarios, un complejo producto financiero, que para conseguir la hipoteca obligaban a contratar las entidades financieras y fueron mayoritariamente contratados en los años anteriores a el desplome del euríbor en 2009. Los clientes que lo contrataron descubrieron que fueron engañados cuando comenzaron a recibir los cargos de pérdidas ocasionadas por el producto contratado.

La mayor parte de afectados denunciaron, unos como publicidad engañosa, otros que no fué una negociación si no una imposición para la concesión de la hipoteca,  otros alegando vulneración de las condiciones generales de la contratación y la gran mayoría argumentó la incorrecta comercialización fundamentada en un error o vicio en el consentimiento del cliente.

Estas acciones caducaban a los cuatro años, hasta la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 19 de febrero de 2018, tras esta sentencia los plazos comienzan a contar a partir de la fecha de extinción del contrato y no desde su firma; con esta resolución se facilita por no haber prescrito la reclamación por daños y perjuicios y no vicio en el consentimiento como se había reclamado hasta ese momento.

Con esta vía, tienen posibilidades de reclamar todos aquellos que en su momento y por diversas circunstancias no lo hicieron aunque tienen que demostrar que la entidad financiera no cumplió con la normativa reguladora de comercialización de estos productos, especialmente en sus deberes de información. Estas obligaciones se concretan en el deber de información del banco y la obligación de practicar al cliente el test de idoneidad y conveniencia.

La mayoría de las sentencias del Tribunal Supremo que han resuelto reclamaciones por la contratación de “swaps”, han sido favorables a favor del cliente de la entidad financiera.

Comentarios (0)