No hay comentarios

CAMBIOS EN LA LEY HIPOTECARIA

cambios en la ley hipotecaria

Los últimos acontecimientos sobre las prácticas abusivas de los bancos a la hora de prestar dinero (o sea, las clausulas suelo) han determinado que el Gobierno regule la actual ley hipotecaria.

SIN LETRA PEQUEÑA

El objetivo no es sino lograr una gestión transparente y sin letra pequeña. Para ello los bancos deberán informar por escrito a los clientes que soliciten una hipoteca las clausulas (y éstas deben incluir los gastos exactos, la amortización pactada o el tipo de divisas específico). El ministro de economía, Luis de Guindos, se mostró inflexible al respecto: “Queremos evitar dudas sobre la posible opacidad de las cláusulas y reforzar que el consumidor tenga pleno conocimiento de las implicaciones económicas y jurídicas que tiene el contrato que está firmando”.

Otros puntos que varían hacen referencia a la supresión de las comisiones aplicadas cuando se amortiza el préstamo anticipadamente o al derecho del cliente a cambiar de divisa en el crédito a la hora de comprar un piso. También el cliente no estará obligado a la contratación de productos bancarios asociados a la hipoteca. Para evitar que los trabajadores de los bancos vendan o incluyan este tipo de productos superfluos estimulados por las propias entidades, se regulará y minimizará los incentivos por objetivos.

LAS “CLÁUSULAS SUELO”

Es obvio que el turbio asunto de las “cláusulas suelo” ha manifestado los abusos de un sector importante de la banca. A día de hoy muchos usuarios desconocen el proceder para iniciar los trámites ante una plausible devolución de las cantidades pagadas de más. Incluso cada entidad dispone de unos procedimientos distintos y, a veces, laberínticos, que no hacen si no confundir al cliente.

¿CÓMO PROCEDER ANTE LAS CLÁUSULAS SUELO”?

El procedimiento más habitual, en este sentido, consiste en hacer acto de presencia en el banco y solicitar un documento que manifieste la disconformidad del usuario para con las cláusulas suelos. Este escrito (cada banco tiene su propio modelo) deberá incluir los siguientes datos: nombre y apellidos del cliente, número de teléfono, número de préstamo (que no cuenta bancaria) y firma. El cliente deberá quedarse con una copia sellada y fechada por el banco y éste con la original. Es importante destacar que este documento no supone ningún compromiso para la parte firmante. A partir de ese momento la entidad tendrá un plazo de tres meses para concertar una reunión con el cliente (en caso contrario, el cliente podrá iniciar los pertinentes procesos judiciales). En esta postrera reunión pueden darse varios casos:

– que el banco declare la “cláusula suelo” legal (y, por lo tanto, carente de remuneración).

– que el banco declare que la cláusula suelo existe y ofrezca un trato al cliente: el pago de una cantidad específica.

En ambos casos el cliente no deberá firmar nada aún, sino contrastar la información con un abogado o asociación de consumidores. A partir de ahí tendrá que sopesar si le resulta más rentable aceptar un trato o iniciar un proceso judicial.

LAS LEYES HIPOTECARIAS DEBEN DEFENDER A LOS USUSARIOS

A raíz de este asunto, el Estado ha tenido que dar un toque de atención a los bancos para que se replanteen sus contratos hipotecarios.

Sin duda se trata de noticias positivas que el usuario recibirá con satisfacción. Los bancos, por lo tanto, tendrán que adaptarse a políticas más transparentes y respetuosas para con los clientes.

 

Comentarios (0)