No hay comentarios

La clave de una propiedad residencial rentable

La inversión en activos inmobiliarios es uno refugios más habituales para ahorradores e inversores, y para rentabilizar un inmueble te dejamos unos consejos que aumentarán tu beneficio en la inversión

Alquilar o comprar una casa

Los bienes inmuebles siempre han sido considerados como una inversión a largo plazo que se aprecia en valor. Cuando se pierde en el mercado inmobiliario, por lo general se debe a la venta de una propiedad demasiado rápido y no permitir que el valor de la propiedad aumente y se revalorice lo suficiente. Los mercados inmobiliarios suben y bajan en forma cíclica, por lo que antes de que una casa sea revendida, las condiciones actuales del mercado deben ser tomadas en cuenta.

La clave para ser propietario de una casa rentable radica en unos pocos principios simples: planificación, presupuesto y ahorro. Si puedes apegarte a estos principios, ganarás mucho más si eres propietario que alquilando:

Usted tiene previsto permanecer en su hogar durante tres o más años. En la mayoría de los mercados, puede tomar de 3 a 6 años para que una casa se aprecie lo suficiente como para compensar los costos de venta y mudanza.

Estás psicológicamente preparado. Ser propietario de una casa significa lidiar con lo que surja, desde vecinos ruidosos hasta un mal funcionamiento de los desagües,etc. Usted no puede simplemente llamar al propietario para pedir ayuda y mudarse tan fácilmente como cuando estaba alquilando.

Tienes algunos ahorros extra. Los compradores de casa que gastan cada euro que tienen comprando una casa inevitablemente son sorprendidos por las reparaciones, el mantenimiento y todos los otros costos de poseer una casa. Luego se endeudan tratando de mantener su estilo de vida actual. Los compradores de viviendas previsores se aseguran de tener una cantidad disponible por lo menos para disponer de tesoreria para cualquier emergencia que puedan surgir.

Controle bien su dinero. Pagar una hipoteca mensual y cuentas separadas crea un hábito de ahorro forzado. Si usted es el tipo de persona que vive con tarjetas de crédito y no sabe dónde va el dinero, sería aconsejable poner al día sus finanzas para tener todo atado antes de comprar una vivienda.

En general, es mucho mejor tener su propia casa que alquilarla. No sólo por el orgullo de la propiedad, sino también para construir sus activos para una futura seguridad financiera.

Comentarios (0)