No hay comentarios

NUEVOS CONCEPTOS DE VIVIENDA

Los cambios sociales suelen repercutir de manera inmediata en los tipos de construcción y en la adaptación de forma instantánea en la arquitectura y reflejando estos cambios en las formas conceptuales y funcionales de nuestros hábitats.

Como respuestas prácticas cada vez más estudios de arquitectura se están centrando en el diseño de casas prefabricadas con un bajo coste y montaje rápido, uniendo dos tendencias contemporáneas de nuestra sociedad, ser respetuoso con el medio ambiente y la incorporación de las nuevas tecnologias que lo hacen posible y atractivo.

Con este tipo de tendencias ya no estamos obligados a vivir en núcleos urbanos para poder desarrollar múltiples tareas y abrir nuestra vida al nomadismo. La concienciación de que la propiedad es realmente un lastre, y que en una sociedad móvil, como pretende la globalización echar raíces es tan fácil como levantarlas; aún puede parecer de difícil asimilación. Sin embargo es hacia esta manera impermanente donde apunta la arquitectura prefabricada.

Es un signo que a algunos le puede parecer utópico y a muchos otros le resulta distópico, a los segundos siempre les quedará la opción de convertir una de estas viviendas en segunda residencia y con la novedad de ser móvil.

Lo más importante de estas nuevas tendencias son las múltiples y variadas formas,maneras,tipos de construcción y materiales utilizados,que todos ellos son respetuosos con el entorno donde se van a instalar y con la posibilidad de ser exclusiva para cada comprador, ya que por su tipo de montaje son en muchos casos a medida de las necesidades de cada cliente y con posibilidades de modificaciones rápidas y sencillas para aumentar sus bondades.

Otra de las ventajas que tienen son su eficiencia energética, ya que incorporan todos los elementos que hacen posible que sean autosuficientes en todos los aspectos de habitabilidad y comodidad.

Y sobre todo, poder cambiar de entorno y de ubicación sin necesidad de cambiar de casa, ya que la podemos trasladar cuando deseemos.

Comentarios (0)